Saltar al contenido
DeFresa.es

10 Trucos para conservar las fresas que seguro no sabias

¿Eres de las personas que compra grandes cantidades de fresas pero no sabes cómo hacer para que te duren más? Entonces debes prestar atención a este artículo, ya que te vamos a mostrar los mejores trucos para conservar las fresas.

Trucos para conservar las fresas

Las fresas son un alimentos realmente delicioso y nutritivo, pero a la misma ves delicado, ya que con mucha facilidad se pueden estropear. Son muchos los factores que pueden hacer que el proceso de deterior de una fresa se produzca de manera más rápida. Los principales son el transporte y el calor.

Sin embargo, existen ciertos trucos para conservar las fresas que son esenciales para que duren mucho mas, ¿quieres conocerlos? Lee hasta el final y disfruta de este contenido.

Mantenlas siempre en el frigorífico

fresas lavadas

Esto puede parecer muy básico, pero es de mucha importancia tenerlo siempre en cuenta. Apenas llegues a casa de comprar tus fresas debes meterlas en el frigorífico, de lo contrario, al día siguiente es posible que muchas ya estén iniciando el proceso de descomposición.

No las laves

Por lo general, nunca hay que lavar la fruta antes de guardarla, esto simplemente hay que hacerlo antes de comerlas. Seguramente te estarás preguntando ¿Por qué no puedo lavar las fresas antes de guardarlas? Pues, tienes que saber que la humedad que absorben acelera su descomposición, y esto es justamente lo que no queremos que suceda. Así que este es uno de los trucos para conservar las fresas que debes tener muy en cuenta si quieres extender la vida de las mismas.

Las hojas no se quitan

Las hojitas o tallos de las fresas no tienen que ser quitadas al momento de guardarlas (este truco también puedes aplicarlo en cualquier otra fruta). Esto es debido a que si conservamos las hojitas, las fresas se van a mantener más frescas. Así que, de la misma forma como sucede con el lavado, solamente vamos a quitarle las hojitas cuando las vayamos a consumir.

Hacer a un lado todas las unidades que tengan moho o que parezcan deterioradas

Como ya hicimos mención anteriormente, las fresas son extremadamente delicadas y aunque acabemos de comprarlas puede que algunas empiecen a tener un poco de moho. Lo recomendable en estos casos es deshacernos de estas fresas, cortar la parte dañada para aquellas que están deterioradas y consumirlas lo más rápido posible. La clave en esta norma es no guardarlas junto al resto para que así no se vean afectadas las demás.

fresas conservadas

Usa un recipiente que sea amplio, que tenga ventilación y procura no amontonarlas

Si al momento de guardar nuestras fresas escogemos un recipiente amplio donde podamos colocarlas de forma ordenada y sin que tengan contacto unas con otras, vamos a conseguir que se mantengan en buen estado por mucho más tiempo. Además, dicho recipiente debe estar cerrado, ya sea con una tapa transpirable o con un papel film con unos pequeños agujeros.

Usa papel de cocina

Esta punto va muy de la mano con el anterior, pues, el mismo recipiente amplio y ventilado tiene que ir forrado (al menos la base) y la mejor opción para ello es un papel cocina ya que se encargara de absorber parte de la humedad de las fresas. Eso sí, cabe destacar que este tipo de papel no es imprescindible, pero si permitirá que las fresas puedan durar un poco más. Si vas a tardar en usar mucho en usar las fresas, entonces sí o si debes usar el papel de cocina.

Truco del vinagre

Existe un truco con vinagre bastante popular que hace que las frutas (incluyendo la fresa) puedan durar incluso más de 7 días en el frigorífico en perfectas condiciones. Pues, este consiste en preparar una solución de tres partes de agua por una de vinagre, se añaden las fresas y luego se secan por completo antes de guardarlas. Esta opción se puede tomar como ultima opción, en caso de que se necesite conservarlas por varios días.

truco del vinagre

Congelar antes que tirar

Uno de los trucos para conservar las fresas que usan muchas personas es congelarlas. Y es que si se te presenta el caso de que han pasado varios días y no sabes qué hacer con las fresas, lo mejor que puedas hacer es ponerlas a congelar. Eso sí, debes tener en cuenta que una vez congeladas ya no podrás consumirlas normalmente, pero si te van a servir para preparar algunas recetas de postres, hacer batidos o incluso zumos.

Además, es importante destacar que si decides ponerlas a congelar, puedes lavarlas previamente, quitarles las hojitas y cortarlas. Con cualquier recipiente o bolsa hermética será suficiente.

Antes de congelarlas decide para que las vas a usar

Este punto va enlazado con el anterior. Puedes poner a congelar todas las fresas que quieras, pero si tienes pensado usarlas en alguna receta, entonces vas a tener que cortarlas en rebanadas, aplastarlas, picarlas o incluso hacer un puré con ellas. Esto es debido a que una vez que las fresas se congelan, cuando se descongelas se hace muy complicada cortarlas. Debes saber que las fresas se congelan y descongelan de forma uniforme una vez que son cortadas.

Evita a toda costa la humedad

El último de los trucos para conservar las fresas que te hemos traído, se centra en evitar la humedad a toda costa. Debes tener en cuenta que el contacto de las fresas con la humedad hace que su proceso de descomposición sea más apresurado, es por ello que tienen que estar completamente secas cuando se metan en el refrigerador.