Saltar al contenido
DeFresa.es

¿Qué pasa si comemos muchas fresas?

Como bien sabemos, la fresa es un alimento 100% recomendado para la mayoría de las personas gracias al gran conjunto de virtudes que le puede proporcionar al organismo, pero ¿qué pasa si comemos muchas fresas? Esta es una buena pregunta que solo pocas personas conoces su respuesta, si usted quiere ser una de ellas entonces continúe leyendo las siguientes líneas.

Conoce que pasa si comemos muchas fresas

PROs Y CONTRAs DE LAS FRESAS

Comer fresas está muy bien, pero si se comen en exceso se pueden llegar a tener efectos negativos que, en vez de mejorar nuestra salud, podrían empeorarla. Aquí te muestro lo que pasa si comemos muchas fresas en exceso.

Se altera el sueño

Si, aunque no lo creas, una de las cosas negativas que pasa si comemos muchas fresas es que se altera el sueño. Y es que, aunque parezca mentira, existen razones por la cual comer fresas en exceso puede ser perjudicial, eso también tomando en cuenta que todo en exceso es malo, incluso cuando hablamos de alimentos muy nutritivos como es el caso de la fresa.

Ahora bien, para que puedas entender un poco mas como sucede esto te los explicamos; el folato que se encuentra en las fresas puede evitar la formación de hormocisteína cuando el fruto se consume en cantidades extraordinarias. Cabe mencionar que esta hormona es la encargada de regular tanto el ánimo como el sueño.

Es por ello que debes tomar siempre en cuenta que las cosas que se consumen excesivamente todos los días pueden traer efectos secundarios si su ingesta no se hace de forma adecuada. De hecho, los especialistas en salud señalan que la ingesta diaria de esta fruta no puede pasar de las 6 unidades.

Infecciones

Otro de los efectos que puede generar el comer fresas en exceso son las infecciones en caso de que estas no estén bien desinfectadas. Esto es debido gracias a que esta fruta al momento de su cultivo son rociadas con químicos y regadas con aguas negras (en algunos casos).

Estos componentes son realmente peligrosos ya que pueden llegar a generar enfermedades que pueden perjudicar gravemente la salud. Una de las afectaciones más comunes por el consumo excesivo de fresas mal lavadas es la cisticercosis, se trata de un parasito que se aloja en el organismo, encargándose de producir vómitos, nauseas, diarrea, dolor abdominal y falta de apetito.

Nota: Es importante que tengas en cuenta que no se trata de una especie de campaña en contra de la fresa ni mucho menos, sino que es más una manera de concientizar el consumo de esta fruta, que aunque es muy beneficiosa, puede traer efectos negativos si su consumo no es controlado como debe ser.

¿Qué pasa si comemos fresas de manera adecuada?

Ahora que ya conoces lo que pasa si comemos muchas fresas y los riesgos que ello representa, queremos mostrarte ahora los efectos que genera en el organismo si se consume esta fruta de forma adecuada.

Qué pasa si comemos fresas

Se disminuye la probabilidad de sufrir enfermedades cardiovasculares

Las fresas son una fruta que cuenta con elevados niveles de antocianinas, una sustancia que tiene la capacidad de suprimir las reacciones inflamatorias en el cuerpo. A su misma vez, esto hace posible que se disminuyan los niveles de triglicéridos y colesterol, reduciendo los riesgos de padecer de hipertensión.

Otro componente que se encuentra en la fresa y que puede proteger nuestro corazón es el Omega 3, encargando también de optimizar la función cognitiva, el rendimiento del cerebro y la memoria.

Embellece la piel y el cabello

Tanto la hidratación como la protección de la piel, es mucha más sencilla se logramos sustituir los productos farmacéuticos por algunas unidades de fresas. Al usar fresas sobre la piel,  ya sea como una crema o mascarilla, se estaría gozando de beneficios que ayudan a exfoliar y suavizar.  Además, las fresas tienen otros efectos positivos en la piel como la eliminación de ojeras, manchas acné, así como la protección contra los rayos ultra violetas.

Como ya hicimos mención, la fresa contiene Omega 3 y otros componentes como el acido fólico, magnesio, vitamina B5 y B6 que ayudan a fortalecer el cabello, disminuir la caspa y proteger los folículos pilosos.

Se consigue tener ojos más sanos

La vitamina C presente en las fresas cuenta con contenidos como la zeanxantina y luteína, que ayudan tanto a prevenir como a combatir inconvenientes oculares. Si te preguntas como esto es posible, es gracias a que estos componentes son ideales para disminuir de forma drástica la aparición de cataratas en los ojos y optimizan el fortalecimiento de la retina y la córnea.

El consumo adecuado de fresas incluso puede ser una excelente herramienta para la prevención de patologías oculares degenerativas, principalmente cuando estas aparecen en personas con edades avanzadas (más de 65 años).

Ayuda con la hidratación

Además de consumir cantidades apropiadas de líquidos, las fresas son una gran alternativa al momento de mantenernos hidratados. Esto es gracias a que se trata de una fresa cuya composición es de 92% agua. Esto hace que el comer fresas sea una forma deliciosa de mantenernos hidratados.

Por si todo lo que te hemos mostrado fuera poco, el consumir fresas de forma adecuada también nos permitirá:

  • Elevar el sistema de defensa del organismo.
  • Combatir y a la misma vez prevenir la anemia.
  • Evitar enfermedades como el reumatismo.
  • Limpiar el sistema digestivo y la sangre.
  • Bajar de peso.
  • Reducir el ácido úrico.
  • Disolver los cálculos renales.
  • Mejorar la belleza de las uñas.